Sistema inmune bajo el microscopio.

A diferencia de otros mamíferos, el recién nacido humano ya tiene un sistema inmunitario muy completo, aunque todavía no está completamente operativo. De los miles de millones de millones de células que componen un poquito, ¡1 de cada 100 lo defiende!

Sistema inmunitario: ¿cómo funciona?

  • Un bebé nace con una gran capa de glóbulos blancos, una gran familia que consta de varias subfamilias. Primero están los macrófagos y los polimorfonucleares, soldados valientes que pueden absorber y destruir células que son extrañas al organismo al fagocitarlas. Si estos luchadores de primera línea fallan, entonces entra en la batalla por otros glóbulos blancos.
  • Linfocitos B: tan pronto como se encuentran con una bacteria, comienzan a producir anticuerpos especialmente adaptados para combatir esta bacteria y no otra. A su lado, los linfocitos T son verdaderos asesinos profesionales, erigidos para destruir todas las células invasoras que han logrado cruzar la primera línea de defensa.

Debilidades del niño

  • Pero durante los primeros meses de vida de su hijo, este mecanismo bien engrasado tiene algunas debilidades. Los macrófagos y las células polimorfonucleares aún no son muy activos, aún son difíciles de mover en la sangre y su capacidad para fagocitar no está perfeccionada.
  • Las células T no han completado su formación y deben encontrarse con suficientes enemigos para poder estrecharles la mano y ser efectivos. En cuanto a los linfocitos B, también carecen de entrenamiento para producir anticuerpos.
  • Todo esto volverá a la normalidad en unos pocos meses cuando se requiera el sistema inmunitario de su hijo.

Isabelle Gravillon

¿Qué te ha parecido?

Deja una respuesta