Limpieza, lenguaje … ¿por qué avanzar en verano?

Para los adultos, la palabra «vacaciones» rima con descanso y ocio. Versión bebé, la misma palabra se define de la siguiente manera: tiempo libre para realizar nuevas adquisiciones. Muchos niños pequeños aprovechan la oportunidad para decidir ir, limpiarse, aumentar su vocabulario o ganar autonomía.

¡Mamá y papá solo para él!

  • Durante las vacaciones estás más accesible, más atento. Y tu pequeño lo disfruta. » Para desarrollarse, un niño necesita impulsos regulares, para poder observar de inmediato las reacciones de sus padres ante su comportamiento para eventualmente modificarlos, para sentir su deseo de verlo crecer, explica Anne Bacus, psicóloga. Tantas cosas que solo una presencia continua y atenta puede permitir. «
  • En vacaciones, por lo general, es necesario ahorrar atención. La prueba: la cantidad de fotografías con su hijo, ¡el héroe de sus vacaciones! Así mirado y admirado, el centro de todos tus intereses, solo tiene un deseo: progresar para satisfacerte.

Novedad, la mejor estimulación

  • Junto al mar, en la montaña o en el campo, tu hijo descubrirá mundos nuevos o desconocidos, solo espera a disfrutar de su apetito de joven explorador. «En estas áreas de exploración que sus padres le hicieron descubrir, un niño experimentará una variedad de experiencias motoras y sensoriales de las que se beneficiará enormemente. Porque antes de los 5 o 6 años se aprende principalmente del cuerpo ”, afirma Anne Bacus.
  • El simple hecho de salir de casa hacia un nuevo destino y cambiar el ritmo de vida es en sí mismo una fuente de progreso.«La rutina ralentiza el desarrollo mental, mientras que las noticias lo estimulan», dice Frédéric Kochman, psiquiatra infantil. «Al ir a la misma guardería o escuela todos los días, ver a la misma enfermera de guardería o al mismo maestro todos los días, jugar el mismo juego en casa, se convierte en una especie de disminución del deseo. De desarrollarse en los niños. Cuando llega a un lugar nuevo al contrario, se pone en actitud de reanudar con todos sus sentidos en disposición, de querer observar y descubrir cosas nuevas, prosigue el psiquiatra infantil.
  • Además de despertar su curiosidad, la noticia también obliga a su hijo a mostrar su adaptabilidad. Ejemplo: en casa puede haber un obstáculo para evitar caídas en las escaleras, ¡pero no en el edificio de apartamentos! Depende de ti explicarle a tu pequeño que debe tener especial cuidado, a él le corresponde cambiar sus hábitos y ser más autónomo y responsable. Esta es una gran oportunidad para crecer.

Emociones que desarrollan la capacidad intelectual

  • Más tiempo para abrazar a mamá y papá o al abuelo y la abuela, conocer a primos o amigos de la playa, sentimientos frente a un ternero durante una visita a la granja, un poco de miedo por un insecto: las vacaciones ven florecer las emociones. ¡Y eso es bueno! “Juegan un papel fundamental en el aprendizaje. En un período en el que vivimos con muchas emociones, multiplicamos por diez nuestras capacidades intelectuales y nuestra capacidad de memorizar, aceleramos nuestro desarrollo mental. Las vacaciones, un momento emocional muy fuerte, contribuyen especialmente al progreso de todo tipo, explica Frédéric Kochman.

Isabelle Gravillon, en colaboración con Anne Bacus, psicóloga y Frédéric Kochman, psiquiatra infantil.

Limpieza, lenguaje, paseos, socialización: descubre todos los avances que hará este verano

Limpieza: 4 consejos

Centrarse en el lenguaje

¡Marcha hacia adelante!

Temporada de amigos

Deja una respuesta