¡No se detendrá por un tiempo!

Él sube, se aferra, desafía, salta. Ahora que puede caminar, tu pequeño no deja de moverse. ¿Cómo se canaliza esta energía superpoblada mientras lo ayuda a descubrir su universo?

Su hijo se abre al mundo y descubre su cuerpo. Es curioso, saludando en todas las direcciones … hasta que te sacas. Alégrate: es un signo de buena salud mental y física. Para apoyar mejor esta actividad repentina, consígase dos objetivos: comprender el entusiasmo que lo impulsa y establecer límites que lo ayuden a vivir mejor su vida diaria.

No termina un minuto … tienes que entenderlo

  • Se lleva a cabo. Entre 1 y 2 años, su pequeño aprenderá gradualmente a caminar y moverse más libremente. Finalmente puede ir y ver lo que le interesa sin preguntar nada sobre nadie.
  • Explora sus habilidades motoras. Gracias al descubrimiento de la posición, hizo grandes progresos todos los días. Toca todo lo que está a su alcance. Desarrolla su inteligencia y sus músculos. Toda esta actividad causa mucho ruido e interferencia.
  • Se aleja de ti, sus padres. Él va antes de lo que lo intriga sin pedirte que lo ayudes, ¡qué victoria! Sus descubrimientos le dan alegría constructiva.
  • A cada uno su sensibilidad. Los niños son más o menos activos. Algunos son más observadores y no están molestos, otros conducen más. Los niños tienden a ser más atrevidos. Pero incluso para los más tranquilos, la era del comercio total es una verdadera alegría.

Dale límites

  • A los 18 años, entra en la fase de «no»: Para construirse, pasa por una oposición sistemática que estimula su deseo. Deje que diga «no» mientras establece límites. Es importante.
  • Por su seguridad, organice el espacio para protegerse contra posibles peligros: coloque una barrera frente a las escaleras, cubra los enchufes eléctricos, proteja los muebles y coloque los productos peligrosos fuera del alcance. Estarás más tranquilo para dejar que deambule libremente.

1 2

¿Qué te ha parecido?

Deja una respuesta