Siempre quiere estar en sus brazos

Estabas muy orgulloso de verlo partir para sus primeros pasos. Desde entonces, sigue pidiendo tus brazos en lugar de ganarse la confianza. ¿Es perezoso o demasiado tímido?

El problema

Tu pequeño puede caminar pero se resiste a hacerlo. Apenas salido del cochecito, ya se niega a seguir adelante. Los otros niños disfrutan naturalmente de correr. El tuyo se acerca desesperadamente a ti y llora tan pronto como lo dejas.

¿A quién le molesta?

  • Tú. Ir es descubrir el mundo, llegar a los demás. Al no animarlo a hacerlo, temes que se convierta en un niño introvertido.
  • Tu niño. Obviamente, le cuesta mucho lidiar con el mundo exterior. Aparte de refugiarse en tus brazos, no parece completamente seguro.

Tiene miedo de perderte

Tan pronto como estás a más de dos metros de él, entra en pánico. Separado de su ansiedad. Cuando tiene ganas de hacer algo, en lugar de explorar, te pide que lo hagas por él. Sois intermediarios entre el mundo y él.

  • Lo que hay que hacer. Para darle confianza, sígalo en sus descubrimientos: tenga cuidado de no enviarle una imagen perturbadora del mundo que lo rodea. ¿Eres un poco reacio a dejarlo solo? Asegure su espacio. Instale una barrera frente a las escaleras, cubiertas de zócalos y esquinas de muebles a prueba de golpes, colocando los productos peligrosos fuera de su alcance.
  • Si se siente seguro, toma una distancia más fácil y no se demorará libremente. Muéstrale los peligros y ayúdalo a dominar el medio ambiente.
  • Qué decirle. «No te preocupes, estoy justo al lado, puedes jugar tranquilamente» «Es divertido caminar en la pequeña pared, no tengas miedo, yo te tengo».

    1 2

Deja una respuesta