El comedor, ¡qué descubrimiento!

El comedor es uno de los aspectos más destacados de la vida escolar. Y este año, su hijo descubrirá la alegría en el comedor.

El problema

Almorzar con una treintena de amiguitos sigue siendo diferente a comer en la mesa con mamá y papá. Temes que tu hijo aún sea pequeño para enfrentarse a las grandes mesas y al alboroto.

Quien esta molestando

  • Tu niño. No sabe igual que en casa y las comidas no salen igual. No es de extrañar que esté un poco perdido al principio.
  • Tú. Hasta ahora has estado detrás de la estufa. Pero debemos delegar esta responsabilidad. Y eso te preocupa un poco.

¿Se resiste a comer en el comedor?

«Dime mamá, ¿comemos en casa al mediodía?» Todas las mañanas, tu pequeño colegial te hace la misma pregunta. No parece que le guste el comedor.

  • Lo que hay que hacer. Comer en la escuela requiere un verdadero trabajo de adaptación para su hijo. Está en un marco colectivo e impersonal. Para darle pautas, visítalo en el comedor al inicio del curso escolar y consulta con él los menús de esta semana. Para estar seguro, debe sentir que usted acepta delegar el cuidado de alimentarlo a la escuela. Así que no degrades el comedor, enfatiza sus puntos positivos: ¡puede reír con sus amigos y llenarse de papas fritas el jueves!
  • Qué decirle. «Yo también, almorcé en el comedor de mi oficina», «No te puedo recoger al mediodía porque estoy en el trabajo».

    1 2

¿Qué te ha parecido?

Deja una respuesta