3 buenas razones para amar las vacaciones

Celebrar el fin de año, los cumpleaños … las reuniones familiares es un «plus» en la vida de tu hijo. Lo ayudan a ser parte de la historia y tradición familiar, lo calman, lo abren a los demás … ¡No te alejes de ellos!

  • Si son un pretexto para lindas reuniones, Las reuniones familiares a veces pueden ser sinónimo de obligaciones y restricciones. No es fácil lidiar con tu propio hermano que no habla con la madre de tu marido o con tu hermana que siempre tiene algo que decir sobre la comida que has preparado con cariño …
  • Este año perderías para no involucrar a su hijo en ninguna tensión. Pero según los estudios, la familia seguiría siendo un refugio seguro y todas las oportunidades de poder formar lazos familiares en torno a un evento festivo serían bienvenidas. ¡Así que no los estropees! Las reuniones familiares son un lugar sólido para el aprendizaje, la apertura al mundo y la transmisión para su hijo.

Las fiestas son parte de la historia y tradición familiar.

  • Celebra cumpleaños, Navidad, bodas como tribus, eventos seculares o religiosos, es una oportunidad para que su hijo se registre en una temporalidad familiar. “Las reuniones familiares son momentos que apuntan, marcan, ritualizan ciertas tradiciones religiosas y culturales. Generar repetición es muy reconfortante para el niño, explica Séverine Mathieu, socióloga.
  • “Esta es una oportunidad para decorar la casa, preparar determinadas especialidades culinarias, dialogar entre sí, despertar sus orígenes, encontrar sus raíces. Estos encuentros son un lugar para la transferencia de valores propios de la familia. Marcan los grandes ritos familiares que se pueden compartir con los demás. En esta inscripción, el niño está diseñado como un miembro de la familia. Esto le da un lugar y fortalece su sentido de pertenencia, enfatiza el sociólogo.

1 2 3

Deja una respuesta