Duerme bien para mejorar en la escuela

En los niños, dormir bien es un factor de éxito académico. El vínculo entre el sueño y la memoria es una seguridad respaldada por años de investigación científica. También es importante acostarse a horas regulares.

Dormir es bueno para aprender

  • Dormir y aprender: ¡la presencia de los vínculos entre los dos no es una primicia! Ya en 1979, un estudio realizado por un investigador francés, Henri Poulizac, nos dio algunas revelaciones interesantes en esta área. Al estudiar una muestra de niños de 7 a 8 años, de los que dormían menos de ocho horas por noche, el 61% estuvo atrasado en la escuela durante al menos un año y ninguno llegó temprano. Por el contrario, entre los niños que dormían más de diez horas, solo el 13% llegaba tarde y el 11% era prematuro al menos un año.
  • Con los años, la investigación ha tenido éxito al tratar de explicar por qué el sueño puede promover el éxito académico y qué mecanismos se jugaron. «Hemos logrado resaltar el papel esencial que tiene el sueño REM en los procesos de memorización», explica Sylvie Royant-Parola, psiquiatra especializada en sueño y presidenta de la red Morphée. Durante el tiempo que soñamos, el cerebro hace un trabajo enorme para arreglar el nuevo aprendizaje e integrarlo en lo que ya se ha adquirido. «
  • Recientemente gracias a la imagen médica, nos dimos cuenta de que el sueño lento también estaba involucrado en estos procesos de memorización. Esto no es sorprendente, ya que es en esta fase que el cuerpo secreta la hormona del crecimiento y produce aminoácidos y proteínas. Los «ladrillos» necesarios para construir las conexiones neuronales necesarias para la memorización.

¡Ir a la cama a horas regulares también es importante!

  • Durante mucho tiempo, nos enfocamos en la cantidad de horas de sueño que un niño necesita durante la noche: un promedio de doce horas alrededor de los 3 años, diez horas alrededor de los 12 años. «Pero en los últimos años, muchos estudios han destacado La importancia de los ritmos y su regularidad., afirma el especialista.
  • De hecho, no es suficiente que un niño duerma todas las horas, también tiene que irse a la cama y levantarse a la hora normal. De lo contrario, la organización se ve interrumpida por los ciclos de sueño y se interrumpen ciertas secreciones hormonales. El resultado es que los procesos de memorización están dañados y los que regulan las demandas. Así es como el niño corre el riesgo de ser agitado en clase al día siguiente, impulsivo y no muy atento. No es perfecto para el éxito …

Isabelle Gravillon, en colaboración con la Dra. Sylvie Royant-Parola, psiquiatra especializada en sueño y presidenta de la red Morphée.

© revista infantil

Deja una respuesta