La familia: un valor clave para los niños

¡La familia ayuda a crecer! Gabin, Enzo y Leïla nos dan una definición muy personal. Y para Dana Castro, psicoterapeuta, su visión es bastante clara.

Gabin, 4 años y medio

  • “Mi familia incluye a papá, Rose, Gaëtan, mamá y yo. Probamos, comemos, jugamos … Con mi abuela lavo las patatas y la ensalada. «

Unas palabras de profesionales

  • Lo que muestra Gabin: Nos describe una familia muy concreta, es normal a los 4 años. Su vida se caracteriza por rituales calmantes: prueba, juega … La familia es un hito. Le da un marco que lo estructura en el tiempo, el espacio y la vida cotidiana. Gracias a las diferentes personas que lo hacen amplía su visión del mundo: con la abuela cocinamos, con mamá probamos …
  • ¿Qué hacer? Un niño a esta edad adquiere su familia, aprende a encontrar su lugar en ella. Necesitamos ayudarlo a consolidar estos vínculos contándonos sobre sus abuelos, contándole anécdotas, creando su propio álbum de fotos familiar …

Enzo, 5 años y medio

  • “La familia es cuando tienes padres, hermanos y hermanas. no es para aburrirse. Las mamás y los papás crean una familia … de lo contrario estarían solos. Es mejor una familia. «

Unas palabras de profesionales

  • Lo que muestra Enzo: ¿Qué usa la familia? ¡Para estructurar tu vida interior! A la edad de 5 años, Enzo puede asociar un concepto abstracto con el concepto de «familia»: no aburrirse. Le da una dimensión relacional. Enzo tiene un veredicto muy encantador: ¡una familia es mejor que una sola!
  • ¿Qué hacer? Responda a su creciente necesidad de comunicarse. Discusiones favoritas: preparando juntos una cena que tenga lugar alrededor de una mesa y no frente al televisor, invitando a tus primos, preparando juntos tarjetas para el nuevo año …

Leïla, 7 años

  • “La familia está acostumbrada a jugar con los primos, para protegerse. Podemos lastimarnos a nosotros mismos. Abuela, mamá, papá y papá me protegen … ¡Si no hubiera padres, no habría hijos! No tendríamos casa. «

Unas palabras de profesionales

  • Lo que muestra Leïla: es dentro de la familia donde el niño aprende a encontrar seguridad, tiene razón. ¡Una condición importante para sentirse fuerte en el mundo! Leïla se encuentra en una etapa que le permite introducir nociones abstractas de la idea de familia. Ella agrega un punto de referencia de generación con causa y efecto: ¡sin padres, sin hijos!
  • ¿Qué hacer? 7 años es la edad de la razón. El niño debe sentirse seguro, pero debe aprender a estar seguro por sí mismo. Convertirse en independiente está en la agenda. Puede ocuparse de su negocio, preparar su mochila escolar …

Agnès Barboux en colaboración con Dana Castro, psicoterapeuta, autora de No va fuerte en casa, El niño y las preocupaciones de los adultos, ed. Albin Michel

¿Qué te ha parecido?

Deja una respuesta